Los retos de la protección de datos en la sociedad de la información

Internet se ha convertido en la gran revolución de la comunicación. Pero, al tiempo que esta herramienta tan poderosa se ha ido sofisticando, las amenazas contra la privacidad y la protección de los datos personales también han ido creciendo. La red está plagada de información personal, en muchos casos perteneciente al ámbito más privado pero a la que todos podemos acceder sin ninguna dificultad. Información que se perpetúa en internet con las repercusiones que la misma puede tener para las personas afectadas en el futuro (por ejemplo, acusaciones de delitos que terminaron en absolución; publicación de deudas aunque las mismas ya fueran saldadas, etc.).


protección de datos

Son muchas las voces que han reflexionado sobre este problema que plantea la libre circulación de datos en internet. Una es la del director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), José Luis Rodríguez Álvarez, que considera internet como “el ingenio tecnológico que más impacto ha tenido y está teniendo sobre la esfera privada de las personas”.

En este sentido, destacan las consecuencias positivas que conlleva esta herramienta para el desarrollo del conocimiento, pero sin olvidar la repercusión que una capacidad de almacenamiento y difusión potencialmente ilimitada de la información puede tener en la vida de los ciudadanos. A su juicio, la forma en la que se afronten estas cuestiones determinará el tipo de sociedad que construimos, “una en la que los individuos puedan desarrollarse libremente, o una en la que el recuerdo permanente y la conciencia de que todo queda registrado condicione el libre desarrollo de la personalidad”.

El cloud computing (servicios de la nube) y las cookies son algunos de los retos para la privacidad de las personas a las que la propia AEPD ha dado respuesta en dos guías, una para clientes y otra para proveedores. Pero hay más problemas en relación con la protección de datos: las redes sociales, las aplicaciones, el spam o el denominado ‘derecho al olvido’. A la espera de que la UE apruebe su Reglamento sobre Protección de Datos, previsto para este año y que regulará este derecho, la Agencia recibe cada vez más demandas de cancelación de datos personales provenientes del canal internet.

De momento, la Justicia no contempla el ‘derecho al olvido’ porque supondría una injerencia en la libertad de expresión y un ejercicio de censura por parte de un particular. En estos términos se pronunció el pasado mes de junio de 2013 el abogado general del Tribunal de Justicia de la UE, Niilo Jääskinen, que dio la razón a Google ante la consulta planteada por la Audiencia Nacional sobre un procedimiento iniciado por la AEPD contra el gigante norteamericano.

Para el abogado del Estado-jefe de la AEPD, Agustín Puente, este derecho es una reformulación adaptada a Internet de los tradicionales derechos de cancelación y oposición. No obstante, en su opinión es necesario analizar cada caso de forma individualizada y su aplicación no ha de afectar en ningún caso a las fuentes cuando se trata de publicaciones legítimas, sean boletines oficiales o hemerotecas.

Otro asunto preocupante es la protección de la privacidad de los menores en internet, un colectivo que en muchos casos desconoce o no conoce plenamente el valor de la privacidad y de los datos personales, y que puede resultar vulnerable ante ofertas y servicios online que son abiertos y carecen de procedimientos eficaces de verificación de la edad. Además de la responsabilidad de los padres y tutores, cada vez son más los que reclaman la existencia de protocolos en las redes sociales que protejan a este colectivo tan vulnerable.

‘Tú decides’, la campaña de la AEPD para proteger a los menores en internet

Desde el nacimiento de internet, la utilización que hacen los menores de esta herramienta de comunicación siempre ha estado sometida a un fuerte debate. Internet es para los niños y jóvenes un entorno divertido pero, al mismo tiempo, peligroso, sobre todo tras la irrupción de las redes sociales. Por eso, para concienciar a los menores sobre un uso adecuado y responsable de la información que publican en la Red, tanto propia como de terceros, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha lanzado la iniciativa ‘Tú decides’.


ciberbullying

Se trata del nuevo portal de la Agencia Tudecideseninternet.es, que configura el nuevo ‘Canal Joven’ de esta institución orientado a jóvenes de entre de 10 y 15 años y que ha sido desarrollado en colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Esta plataforma de consulta y apoyo, tanto para menores como para educadores, está destinada a que se eviten “situaciones de riesgo” que puedan “resultar lesivas para otros”, según ha manifestado el director de la AEPD, José Luis Rodríguez Álvarez.

La idea es que el niño decida por sí mismo y de forma responsable, y que no tenga la sensación de que un grupo de adultos le dice lo que tiene que hacer. El proyecto consta de una parte, dirigida a los menores, y otra para los educadores, con fichas didácticas para impartir en clase. En la primera, un cómic narra las aventuras de un grupo de amigos con diferentes personalidades que se ven envueltos en problemas relacionados con su privacidad y la utilización de sus datos personales.

Los menores tienen que ir contestando a una serie de preguntas sobre estos temas. Por ejemplo, una de ellas es: “¿Un contacto en una red social es lo mismo que un amigo en la vida real?”. Tras elegir la respuesta aparecerá una explicación sobre por qué es adecuada o no, siempre con la frase “Al final tú decides, pero piensa siempre en las posibles consecuencias”.

Asimismo, en esta herramienta los profesores pueden encontrar materiales útiles y precisos para involucrar a los jóvenes en su propia educación en internet. Para profundizar en los contenidos en las viñetas, la página pone a disposición de los docentes unas fichas didácticas con las que se pretende que los menores consoliden las ideas básicas y esenciales que se quieren transmitir. Cada una de las fichas contiene actividades para realizar en grupo, un glosario con definiciones para aclarar la terminología utilizada y consejos de seguridad, así como recursos adicionales para ampliar la información.

Las fichas tratan de asuntos tan relevantes para la actividad de los niños y jóvenes en internet como el uso de las redes sociales, la mensajería instantánea, problemas relacionados con suplantación de identidades o situaciones de riesgo como el ciberbullying. El proyecto se completa con la apertura de un nuevo canal de comunicación (canaljoven@agpd.es) para que jóvenes, profesores, padres, etc., puedan plantear las cuestiones que les preocupen en relación con la utilización y protección de los datos personales de los jóvenes. Este canal se suma al área de atención al ciudadano y la sede electrónica de la AEPD.

Mas información en Conversia Consulting

Cómo afectará la nueva LGT a la LSSICE

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 13 de septiembre La remisión a Cortes del Proyecto de Ley General de Telecomunicaciones (LGT), que ya se encuentra en el Congreso de los Diputados para su tramitación. Esta Ley, de quedar como figura en el Proyecto introducirá una serie de cambios significativos en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE).

La modificación más llamativa es que, con la nueva norma, no será necesario advertir con las palabras “publicidad” o “publi” en las webs que lleven inserciones publicitarias o en las comunicaciones electrónicas de carácter comercial. El artículo 20 de la LSSI-CE, en su primer apartado, señala: “Las comunicaciones comerciales realizadas por vía electrónica deberán ser claramente identificables como tales y la persona física o jurídica en nombre de la cual se realizan también deberá ser claramente identificable. En el caso en el que tengan lugar a través de correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente incluirán al comienzo del mensaje la palabra “publicidad” o la abreviatura “publi””.


ECOMMERCE

Según el nuevo texto, los prestadores de servicios de la sociedad de la información ya no tendrán la obligación de identificar la publicidad con estas palabras, aunque no deben quedar dudas del carácter comercial de estas comunicaciones. Sobre todo, de cara a posibles denuncias que los receptores de la publicidad puedan presentar ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). El proyecto de ley sólo obliga a que “las comunicaciones comerciales sean identificables como tales”.

El remitente de la publicidad debe, además, facilitar al receptor la posibilidad de darse de baja del envío de publicidad mediante correo electrónico u otra dirección equivalente. De esta forma, se amplía la oposición que puede ejercer el usuario al envío de publicidad, que de momento sólo puede realizarse a través de direcciones electrónicas válidas.

En lo relativo a las cookies (herramientas que utilizan buscadores o sitios web para conocer los hábitos de navegación del usuario), desaparece la obligación de que el usuario deba realizar una acción expresa para consentir su instalación cuando se instale o actualice el navegador. Sin embargo, el proyecto de ley mantiene la necesidad del consentimiento general para la instalación de las cookies.

El régimen sancionador también ha sufrido cambios. Una de las novedades es que protege al usuario frente al spam, que pasa a considerarse infracción grave, tal y como señala el texto: “El envío insistente de comunicaciones comerciales al correo de un mismo destinatario será infracción grave”. En cuanto a las sanciones en sí, éstas se moderan al introducir una nueva figura: el apercibimiento. Es decir, antes de la sanción, los órganos competentes podrán apercibir al infractor para que adopte las medidas necesarias correctoras necesarias para que cese en su conducta. Las sanciones también podrán ser rebajadas si el infractor cumple una serie de condiciones.

Finalmente, la Ley de Firma Electrónica también sufre una modificación, al ampliarse de dos a cinco años el plazo de validez de los certificados reconocidos.

Mas información en Conversia

Volver arriba